Contáctanos:
Enviar mensaje
Web Site Auspiciado por:

La Fuerza Aérea del Perú

Oscar Gagliardi
Copyright © 2004-2014

 

   

La Historieta:

Para ver la historieta, presione en el enlace listados a continuación.

Ver Historieta

 

Historieta Animada

A continuación presentamos el guión de la Historieta.

Información sobre la Historieta Animada:

Dirección Artística, diseño gráfico y guión:

Mayor General FAP Oscar Gagliardi Kindlimann

Aplicación de color, ambientación, animación, producción de audio y efectos especiales:

Oscar Gagliardi Corpancho

Música:

Diversos Himnos y marchas de la Fuerza Aérea del Perú

Programación:

Oscar Gagliardi Corpancho

Guión: (organizado por biñetas)

  1. En el litoral Norte del Perú, cerca al puerto de Pimentel en el Departamento de Lambayeque, en lo que fue centro de la cultura de los Mochicas, se afincaron algunos españoles que llegaron al Perú, entre ellos se encontraban los primeros antepasados de la familia Quiñones.
  2. Con el transcurrir del tiempo, se suceden los ascendientes del Señor Don José María Quiñones Arisola, quien, afincado en el puerto de Pimentel, contrajo matrimonio con Doña María Juana Rosa Gonzales Orrego.
  3. De la unión matrimonial de Don José Quiñones Arísola y Doña María Gonzales Orrego, nace en el puerto de Pimentel José Abelardo Quiñones Gonzales, el 22 de abril de 1914.
  4. José Abelardo Quiñones tuvo dos hermanos mayores que él y uno menor de nombres José Salvador, Raúl Agusto y Gastón, con los que siempre mantuvo mucha unión y con los que compartió su niñez y juventud.
  5. Su educación elemental la inició en la ciudad de Chiclayo en 1920, a la edad de seis años, en la Escuela de las Hermanas Bulnes, y su instrucción primaria en el Colegio Nacional San José de Chiclayo entre los años de 1924 a 1927.
  6. Durante sus primeros años escolares, el joven José Quiñones se distinguió por su dedicación a los estudios, por las prácticas deportivas y el diseño y vuelo de cometas que el mismo las fabricaba.
  7. Gracias al Director del Colegio Nacional San José de Chiclayo, el alemán Dr.Karl Weiss, quien era aficionado al vuelo en planeador, recibió, conjuntamente con los demas alumnos, las nociones básicas de este tipo de vuelo sin motor, llevándolos incluso a efectuar demostraciones prácticas en el campo y en donde Quiñones puso especial atención y dedicación.
  8. Concluída la educación primaria en el Colegio San José de Chiclayo, los padres de José Abelardo, quien ya contaba con 14 años, decidieron enviarlo a Lima a casa de su tío Jorge Quiñones, para que efectuara su instrucción secundaria.
  9. Los tres primeros años de la educación secundaria los cursó en el Colegio de la Recoleta a cargo de los sacerdotes de la orden de los Sagrados Corazones, con su Iglesia y locales en la plaza Francia y la avenida Wilson.
  10. La educación secundaria la concluyó en el tradicional Colegio de Nuestra Señora de Guadalupe en 1933 después de cursar tres años de estudios en ese plantel.
  11. Durante los años de instrucción secundaria José Abelardo se destacó, no solo en los estudios sino también en el juego de Pelota Vasca, natación y baloncesto.
  12. Concluída la instrucción escolar y contando con la autorización de su padre, el joven José Quiñones, ya con 20 años, se presentó como postulante a la Escuela Central de Aviación en Las Palmas para abrazar la carrera con la cual había siempre soñado y por la que sentia una real vocación.
  13. El 30 de marzo de 1935, después de haber concluído satisfactoriamente los exámenes físicos, atléticos, de conocimientos y cultura general, José Quiñones ingresó como Cadete a la Escuela Central de Aviación del Cuerpo Aeronáutico del Perú.
  14. Ya en la Escuela de Aviación, el Cadete Quiñones inició su etapa de adaptación a la vida militar pasando luego a recibir su instrucción teórica y práctica de vuelos.
  15. Desde sus primeros vuelos José Quiñones reveló disponer de grandes condiciones, llegando a efectuar su primer vuelo solo el 30 de mayo de 1935, cuando apenas había recibido 4 horas con 40 minutos de instrucción de doble mando, tiempo record que hasta ahora no ha sido igualado y menos superado.
  16. Sus instructores de vuelo fueron puliendo los conocimientos teóricos y prácticos del joven piloto, sobresaliendo en la realización de las maniobras acrobáticas.
  17. Simultaneamente con las prácticas de vuelos, el Cadete Quiñones se destacó en los estudios académicos, en las actividades militares, en la equitación y en los deportes llegando a integrar el equipo de baloncesto. Durante su permanencia en la Escuela gustó de las lecturas selectas, especialmente de biografías de personajes ilustres.
  18. El 21 de enero de 1939, siendo Presidente de la República del Perú, el General EP Don Oscar R.Benavides, el Cadete de Cuarto Año José Abelardo Quiñones Gonzales, conjuntamente con 11 compañeros integrantes de la Promoción “Comandante CAP José L.Ragúz Verán”, recibió su despacho de oficial con el grado de Alférez, su espada y su brevete de piloto.
  19. En la misma ceremonia de clausura y graduación, durante la entrega de premios, el flamante Alférez Quiñones recibió del Presidente de la República las Alas de Oro por haber obtenido las mas altas calificaciones como Piloto en la Especialidad de Caza.
  20. Concluída la entrega de despachos, espadas, brevetes y premios, los 12 Alféreces recién recibidos efectuaron una demostración aérea ante las autoridades y público asistente que consistió en vuelo por escuadrillas, maniobras de combate aéreo, acrobacia, bombardeo y ametrallamiento.
  21. Al Alférez José Quiñones le correspondió efectuar una demostración acrobática sobre el campo de Las Palmas en un avión monomotor, biplano de fabricación italiana marca Caproni tipo CA-113.
  22. Las maniobras acrobáticas que efectuó el Alférez Quiñones causaron la admiración de los asistentes y quedaron registradas en una filmación de la época, en donde se aprecia al Caproni CA-113 en vuelo invertido a solo un metro del suelo. Este hecho arrancó aplausos del público presente en Las Palmas.
  23. Mediante Resolución Suprema No.12 del 6 de febrero de 1939, el flamante Alférez Quiñones fue nombrado al Escuadrón de Aviación Número 4, con sede en Ancón, en donde tuvo la oportunidad de volar y entrenarse en aviones biplanos anfibios de la dotación de esa unidad aérea.
  24. En las pampas de Atocongo y en Lomo de Corvina el Alférez Quiñones, junto con los Alféreces Manuel Gambetta, Domingo Reverter y Angel Santa María, bajo la supervisión del Comandante Alejandro Gamboa, quien contaba como ayudante con el Sr. Paul Thommen, realizaron vuelos en planeadores, en donde Quiñones destacó por su habilidad para poder maniobrar y mantenerse en el aire el mayor tiempo posible y recorrer la mayor distancia.
  25. A los pocos meses de estar nombrado al Escuadrón Número 4 y acatando lo dispuesto en la Resolución Ministerial No.349 del 12 de junio de 1939, fue trasladado a Las Palmas en donde recibió la comunicación oficial de su nuevo destino. Por Resolución Suprema Número 159 del 10 de julio de 1939, Quiñones fue nombrado al XXI Escuadrón de Caza con sede en la Basé Aérea Pedro Ruiz Gallo de la ciudad de Chiclayo.
  26. El Gobierno del Presidente General Don Oscar R.Benavides había autorizado la adquisición de siete aviones nuevos en los Estados Unidos de América. Estos fueron los aviones de Caza North American NA-50, los que a su llegada al Perú vía marítima, los trasladaron a Las Palmas para su ensamblaje y luego ser asignados al XXI Escuadrón de Caza para integrar la 41 Escuadrilla con sede en Chiclayo.
  27. Los siete aviones North American NA-50 fueron trasladados en vuelo de Las Palmas a Chiclayo el 3 de agosto de 1939. Los aviones fueron tripulados por los Tenientes Carlos Frías, Angel Santa María, Fernando Pareaud, Enrique Espinoza y los Alféreces José Sánchez Navarrete y José Quiñones, bajo el Comando del Capitán Enrique Ciriani.
  28. Quiñones ya establecido en la 41 Escuadrilla del XXI Escuadrón de Caza en Chiclayo, próximo al puerto de Pimentel, su tierra natal, se dedicó a perfeccionarse en el empleo del arma aérea y también, gracias a su habilidad como piloto, a integrar la primera Escuadrilla Acrobática del Cuerpo Aeronáutico del Perú junto a los Tenientes Carlos Frías, Angel Santa María y Fernando Pareaud.
  29. Estando en Chiclayo, poniendo en práctica su vocación de aviador, se sentia que se estaba realizando y se entregaba a las tareas propias de su especialidad de piloto de Caza. Compartia y comentaba con sus camaradas los acontecimientos bélicos que en Europa se desarrollaban a inicios de la Segunda Guerra Mundial y en donde los medios aéreos jugaban un rol sumamente importante. Ello lo llevó a escribir un artículo que fue publicado en septiembre de 1939 en la Revista “Aviación” No.45 páginas 78 y 79 y que tituló “Caza en Alerta”. Este artículo fue concluído por Quiñones expresando lo siguiente: “El Piloto de Caza tiene el deber de llegar hasta el sacrificio antes de permitir que pase un solo avión enemigo”.
  30. Como integrante de la Escuadrilla Acrobática participó, el 15 de agosto de 1940, en la exhibición aérea que se efectuó en Arequipa, empleando los aviones North American NA-50, con ocasión del cuarto centenario de la fundación española de Arequipa. La demostración aérea provocó una viva y entusiasta admiración entre el publico asistente.
  31. El 23 de septiembre de 1940, con ocasión del XXX aniversario de la hazaña de Jorge Chávez Dartnell, quien fuera el primer hombre en cruzar los Alpes en 1910 en un avión Bleriot, se realizó en Chiclayo una gran celebración y Quiñones participó en las actividades aéreas que se organizaron y que incluía el vuelo de la Escuadrilla Acrobática entre otros eventos.
  32. Cuando el Comandante del Grupo Aéreo No. 1 en Chiclayo, Comandante CAP César Alvarez Guerra concibió la idea de crear una Unidad de Paracaidistas, encontró en el Alférez Quiñones un entusiasta y decidido colaborador.
  33. Fue así que, con un reducido grupo de oficiales y suboficiales del Cuerpo Aeronáutico del Perú, hoy Fuerza Aérea, entre los que se encontraba el Alférez Quiñones, quedó constituída la primera Unidad de Paracaidistas del Perú y de América Latina.
  34. La ciudad de Chiclayo contempló el 23 de septiembre de 1940 el primer lanzamiento masivo de paracaidistas desde aviones monoplanos de fabricación italiana y monomotores Caproni CA-111. En este lanzamiento estuvo presente el Alférez José Quiñones.
  35. El 28 de Enero de 1941 y mediante Resolución Suprema No.65, el Alférez Quiñones fue ascendido al grado de Teniente de Aeronáutica. En el Cuadro de Mérito para el ascenso a Teniente el Alférez Quiñones ocupo el puesto Número 1 entre 11 oficiales.
  36. El 5 de julio de 1941 la Guarnición ecuatoriana de Huaquillas invadió territorio peruano.
  37. Este hecho originó serios combates que luego se generalizaron en todo el frente de Zarumilla hasta Quebrada Seca.
  38. Los días 6 y 15 de julio se llevaron a cabo diversos intentos aislados de las guarniciones ecuatorianas de penetrar en la zona peruana, originándose sucesivos combates. Hechos semejantes ocurrían en la frontera del Oriente peruano.
  39. Ante la permanente actitud del Ecuador de ingresar subrepticiamente en territorio peruano, el Gobierno del Perú, bajo la Presidencia del Dr.Manuel Prado Ugarteche, por Decreto Supremo del 11 de Enero de 1941, creó el Agrupamiento del Norte, constituído por fuerzas del Ejército, Marina y Cuerpo Aeronáutico bajo el mando del General EP Eloy G.Ureta con la designación de Comandante Supremo.
  40. El Componente Aéreo estuvo a cargo del Comandante CAP César Alvarez Guerra, quien dispuso el despliegue de sus medios aéreos pertenecientes al Grupo Aéreo No.1 de la Base de Chiclayo a Talara y Tumbes. En este despliegue, los aviones North American NA-50 de la 41 Escuadrilla del XXI Escuadrón de Caza se desplazaron a Tumbes.
  41. Las unidades aéreas realizaron multiples misiones contra objetivos ecuatorianos. Al retorno de una de ellas, el 7 de julio el Teniente Renan Elías, compañero de Promoción de Quiñones, al momento de querer desprender una bomba que había quedado atascada bajo una de las alas de su avión, explotó en el aire, cayendo al mar envuelto en llamas desapareciendo en las profundidades de las aguas peruanas.
  42. Frente al hostigamiento a las tropas peruanas por parte de los emplazamientos de artillería y ametralladoras ecuatorianas en Quebrada Seca, la 41 Escuadrilla, el día 22 de julio de 1941 recibió la orden de ataque.
  43. La 41 Escuadrilla del XXI Escuadrón de Caza fue integrada por el Teniente Comandante Antonio Alberti, el Teniente Fernando Pareaud, el Teniente José Quiñones y el Alférez Manuel Rivera.
  44. El personal de suboficiales mecánicos y armeros en el campamente de Tumbes procedieron a preparar a los cuatro aviones NA-50 dotandolos de combustible, pleno de munición en sus dos ametralladoras sincronizadas con la hélice y 8 bombas bajo las alas.
  45. El 23 de julio de 1941, siendo las 07:50 de la mañana, despegó del campo de Tumbes la Escuadrilla de cuatro aviones North American NA-50 pertenecientes a la 41 Escuadrilla del XXI Escuadrón de Caza, su objetivo: emplazamientos de artillería y nidos de ametralladoras ecuatorianos en Quebrada Seca.
  46. Los cuatro aviones NA-50 después de despegar del campo de Tumbes adoptaron la formación de Cuña e iniciaron su ascenso hasta alcanzar los 2,000 metros con rumbo a Zarumilla.
  47. Sobre la vertical de Zarumilla la 41 Escuadrilla a la orden visual del Guía de la Formación viró y tomó rumbo hacia su objetivo: Quebrada Seca.
  48. El Teniente Comandante Antonio Alberti al divisar el objetivo ordena adoptar la formación de Escalón a la derecha, armar las ametralladoras y las bombas, para estar en condiciones de ingresar al primer ataque.
  49. Los dos primeros aviones tripulados por el Teniente Comandante Alberti y el Teniente Pareaud hacen su ingreso en carrera descendente hacia el objetivo, fijan sus blancos, llevan la mira hacia ellos, sueltan sus bombas y efectuan una descarga de sus ametralladoras, recibiendo impactos del fuego antiaéreo ecuatoriano que no llegan a tocar partes vitales en ambos aviones.
  50. El teniente Quiñones seguido del Alférez Rivera hacen su ingreso en forma sucesiva.
  51. El avión de Quiñones inicia su descenso hacia el objetivo.
  52. El fuego antiaéreo se hace intenso.
  53. Quiñones sigue su descenso decidido a cumplir con su misión.
  54. Fija su blanco, abre fuego, su avión, mientras descarga sus bombas y metralla, empieza a sentir los impactos de los proyectiles de la artillería antiaérea ecuatoriana.
  55. El Alférez Rivera sigue su carrera de descenso atento a la maniobra de ataque detrás del avión del Teniente Quiñones.
  56. De pronto, en el avión de Quiñones se aprecia que las llamas empiezan a surgir, señal que el avión ha sido tocado en partes vitales; el incendio se ha declarado y el humo se hace intenso.
  57. El Alférez Rivera y los otros dos compañeros de Escuadrilla esperan verlo saltar en paracaídas, sin embargo, son testigos de que el avión de Quiñones, dañado seriamente, es aún controlado con mano firme y decidida.
  58. Los ojos de los testigos aprecian como el avión de Quiñones hace un viraje y enrumba en llamas hacia un emplazamiento de artillería ecuatoriano, estrellandose contra él, explotando y envolviendolo en una bola de fuego, destruyendolo por completo.
  59. El Teniente José Quiñones ha logrado acallar definitivamente la artillería ecuatoriana. La misión ha sido cumplida y también el lema de la 41 Escuadrilla de Caza: “Derribado...pero sobre el objetivo”.
  60. En mérito a su heroica acción de armas, el valeroso y joven aviador, que se inmoló a los 27 años, fue ascendido postumamente al grado de Capitán de Aviación mediante Decreto Supremo Número 12 del 24 de julio de 1941.
  61. Un año y tres meses después de la heroica acción, el 18 de octubre de 1942, los restos del Capitán José Quiñones fueron entregados al Consul del Perú en Guayaquil por el Coronel ecuatoriano Octavio Ochoa, Jefe de la Cuarta Zona Militar del Ecuador.
  62. Al momento de poner en manos peruanas la urna que contenía los restos del héroe, el Coronel Octavio Ochoa del Ecuador dijo lo siguiente: “A nombre de las fuerzas ecuatorianas entrego a la Fuerza Aérea Peruana los restos de quien supo honrar a su Patria, a su pueblo y a sus Fuerzas Armadas. Mi pueblo rinde homenaje al pueblo peruano dignamente encarnado en la figura heroica de José Abelardo Quiñones Gonzales”.
  63. El féretro del Capitán Quiñones fue trasladado al Cementerio General de Chiclayo en donde se le dió cristiana sepultura.
  64. Posteriormente, el 20 de septiembre de 1961 los restos del Capitán FAP José Quiñones fueron exhumados del Mausoleo de la familia en el Cementerio General de Chiclayo con asistencia de gran cantidad de público, autoridades oficiales, religiosas y militares, por haber sido declarado “Día Cívico” para el Departamento de Lambayeque.
    El féretro fue llevado hasta el salón de actos del Palacio Municipal, en donde se había armado una capilla ardiente, permaneciendo en ese local hasta el día siguiente, manteniéndose una guardia de honor de cadetes de la Fuerza Aérea.
  65. El 21 de Septiembre de 1961 el féretro del Capitán FAP José Quiñones fue embarcado en un avión de transporte de la Fuerza Aérea que partió de Chiclayo con destino a Las Palmas siendo escoltado hasta Trujillo por aviones de las Bases Aéreas de Talara, Piura y Chiclayo. De Trujillo a Lima fue escoltado por aviones T-37 del Grupo Aéreo de Instrucción No.51.
  66. El féretro, con los restos del Capitán FAP José Quiñones, fue colocado en el Mausoleo que se había preparado especialmente en la Plaza de Armas de la Base Aérea de Las Palmas en ceremonia especial.
  67. Por Ley Número 16126 de fecha 10 de mayo de 1966, siendo Presidente del Perú el Arquitecto Fernando Belaunde Terry y Ministro de Aeronáutica el entonces Mayor General FAP José Heighes Perez Albela, el Capitán FAP José Abelardo Quiñones Gonzales fue declarado Héroe Nacional.

 

Publicaciones en el diario El Comercio de Lima >