Contáctanos:
Enviar mensaje
Web Site Auspiciado por:

La Fuerza Aérea del Perú

Oscar Gagliardi
Copyright © 2004-2014

 

   

Capítulo 2: Niñez y Adolescencia

El día 22 de abril de 1914, a las 05:45 horas, nace José Abelardo Quiñones Gonzales en el distrito y puerto de Pimentel, provincia de Chiclayo, departamento de Lambayeque, en la costa norte del Perú. Sus padres, Don José María Quiñones Arizola y Doña María Juana Rosa Gonzales Orrego fueron quienes acordaron bautizarlo con el primer nombre de José por su abuelo paterno, Don José María Quiñones y Lastres, y con el segundo nombre de Abelardo por su abuelo materno, Don Abelardo Gonzales.

Los primeros años de vida de José Abelardo se desenvuelven en el distrito y puerto de Pimentel, bajo los cuidados de sus padres, disfrutando del agua de la caleta, de los rayos solares y de la fresca brisa proveniente del mar.

Las primeras letras, propias de la educación inicial, estuvieron a cargo y bajo la tutela de las maestras, señoritas Elvira, Delia y Esperanza Bulnes, regentes de una escuela de Chiclayo, que funcionaba en la calle Elías Aguirre No.976, de nombre “Juana Alarco de Dammert”, que también se le conocía como “Colegio de las Hermanas Bulnes”. A esta escuela, el niño José Abelardo, ingresó a Kindergarten en 1920, a la edad de seis años, y luego siguió Transición en 1921, y Primer año de Primaria en 1922. Los reportes, que fueron dados por las hermanas Bulnes, entre ellas Elvira Bulnes, indican que José Quiñones “fue un alumno que se destacó por su inteligencia, educación y buen comportamiento, sobresalió en actuaciones, era extrovertido, vehemente, de gran capacidad vital y disfrutaba de los amigos”.

En la etapa inicial de la vida de José Quiñones, se recuerda cierta anécdota, la misma que ha sido descrita en un breve ensayo del escritor Rivera Polar, y que dice así:

“...en cierta ocasión, el niño confeccionó un “moscón”, cometa de raras formas aladas, dotándolo de una larga cola, en cuyo extremo colocó un farolito y un bicolor nacional. Al abrigo de la noche, serena y tibia, como suelen serlo las de Pimentel, echó al vuelo la cometa, que ascendió, bajo la cúpula nocturna rutilante de estrellas, mostrando el bicolor nacional...La cometa, firmemente unida al tenso cordel, sacudida levemente por el nervioso temblor del cerrado puño que la sujetaba, atrayendo misteriosamente la mirada alucinada del niño a la infinitud del cielo, se convertiría al paso de los días y los años en el legendario avión acrobático, dominado por el audaz piloto, señor del espacio, quien lo pondría, con heroica decisión de sacrificio, en el momento culminante de su vida”.

Habiendo perdido un año, por motivo de traslado de residencia, José Quiñones, a la edad de 10 años, ingresa en 1924, al Colegio Nacional San José de Chiclayo, inicialmente conocido como Colegio Nacional de Ciencias. En este prestigioso colegio prosigue sus estudios de educación primaria, los años 1925, 1926 y 1927, siendo en este último en el que concluye el quinto año.

Entre los más destacados directores del Colegio San José, ocupa lugar prominente el ciudadano alemán Dr. Karl Weiss, quien regentó el famoso colegio, de manera intermitente los períodos de 1912 a 1914, 1920 a 1942 y 1947 a 1952, es decir, algo más de tres décadas. El Dr.Weiss había nacido el 16 de abril de 1882 en Honframkenhein (Alsacia). Después de culminar sus estudios en su ciudad natal, pasó a la Escuela Normal de Estrasburgo en donde se graduó.

En 1920, el Dr.Weiss inicia una etapa fecunda al desempeñar el cargo de director del colegio San José (1920 a 1942) del que fuera subrogado, a causa de su nacionalidad alemana, al declararse la II Guerra Mundial, conflagración en la que el Perú abrazó el partido de la Alianza. Este período correspondió a los años en que el niño José Quiñones estudió en el plantel chiclayano y en la que el Dr.Weiss lo dirigió con gran sensibilidad humana, sin detrimento de la ejemplar disciplina que imprimió durante toda su gestión, al frente de la rectoría.

Paralelamente a su labor intelectual, el ejemplar director complementó sus actividades con la práctica del periodísmo escolar, propugnó la práctica de la educación física e impulsó el interés por la aviación entre la juventud.

El Dr.Weiss, impactado por las actividades aéreas de su hijo Carlos, en Alemania, canalizó y puso en práctica un particular interés por la aviación entre los jovenes estudiantes, los que se encontraban estusiamados por las hazañas de connacionales de la talla de: Jorge Chávez Dartnell que logró cruzar los imponentes Alpes el 23 de septiembre de 1910, desde Briga, Suiza, a Domodossola, Italia, accidentándose al aterrizar y falleciendo cuatro días después, el 27 de Setiembre, asi como también la hazaña de Juan Bielovucic, quien tres años después de Chávez, fue el segundo aviador en cruzar los Alpes y también el que hizo los primeros vuelos en avión en el Perú.

El fervor del vuelo humano y los ejemplos prácticos que realizaba el Dr.Weiss, además de algunos vuelos en el planeador “El Putumayo”, influyeron en forma todavía imperceptible el espíritu de Quiñones, en el futuro escogido por la gloria para conformar el trío prócer de la Fuerza Armada del Perú, en los grandes momentos de decisión heróica, jalonada por fechas que recuerdan sendos sacrificios en defensa de la patria, cronológicamente concretados el ocho de octubre de 1879 (Angamos), el siete de junio de 1880 (Arica) y el 23 de julio de 1941 (Quebrada Seca), cuyo fin presenta la común orientación de defender la seguridad, el honor y la vida del pueblo peruano.

El ciclo de la educación primaria del estudiante José Quiñones en Chiclayo, se caracterizó por una dedicación y aplicación normal, unida a una decidida preferencia respecto a los deportes y todo tipo de ejercicios, donde su sentido de entrega aparece como índice de su futura personalidad de arriesgado aeronauta.

Habiéndo José Abelardo concluído su educación primaria a los 13 años, sus padres José María y María Juana Rosa, empeñados en proporcionarle la mejor educación posible, tomaron la decisión de enviarlo a la ciudad de Lima, a casa de sus familiares, para que realizara sus estudios secundarios.

En 1928, José Quiñones inicia el primer año de secundaria en el colegio religioso de La Recoleta, prestigioso colegio de Lima, dirigido por religiosos de la Congregación de los Sagrados Corazones ubicado en la avenida Wilson con su Iglesia en la Plaza Francia. En 1931, pasó al colegio Nuestra Señora de Guadalupe, famoso centro educativo, en donde concluyó con éxito sus estudios secundarios en el año de 1933.

En el colegio La Recoleta tuvo compañeros como, Miguel Dasso, Fernando Schual López Aldana, Manuel Solari, Luis Felipe de las Casas, Eduardo Fuller, entre otros muchos. En el colegio Nuestra Señora de Guadalupe tuvo compañeros como, Mario Coppo Tejada, Carlos de Souza Ferreyra, Salvador Soriano Montoya, entre muchos otros.

En la época escolar destacó en ejercicios físicos, deportes, especialmente en las prácticas y competencias de pelota vasca, integró también el equipo de baloncesto, compartiendo glorias con Rolando Bacigalupo Madueño y participó en competencias de natación. Sobresalió en asignaturas de Música, Geografía, Historia, Historia del Perú, Historia de América, Religión, Dibujo, Castellano, Francés, Química, Física e Inglés.

José Quiñones durante todo el tiempo de estudiante supo ganarse el cariño y la admiración de compañeros, directores, y profesores, los que siempre tuvieron palabras de elogio a su persona.

Al concluir sus estudios secundarios en 1933, y contando ya con 19 años, José Quiñones, tenía ya en su mente la elección a la actividad profesional a la que se orientaría, es así que adopta la decisión de prepararse a postular a la Escuela Central de Aviación Jorge Chávez.

Capítulo 3 >

Presione para ampliar la foto

Presione para ampliar la foto

Presione para ampliar la foto

Presione para ampliar la foto

Presione para ampliar la foto

Presione para ampliar la foto

Presione para ampliar la foto

Presione para ampliar la foto

Presione para ampliar la foto

Presione para ampliar la foto

 

 

 

Colegio La Recoleta