Contáctanos:
Enviar mensaje
Web Site Auspiciado por:

La Fuerza Aérea del Perú

Oscar Gagliardi
Copyright © 2004-2014

 

   
Capítulo 4: Etapa de Oficial del Cuerpo Aeronáutico del Perú

Presione para ampliar la fotoConcluída la Ceremonia de Clausura de la Escuela Central de Aeronáutica Jorge Chávez, el día 21 de enero de 1939, y habiéndose recibido como número uno en la especialidad de Caza, el jóven Alférez José Quiñones, es nombrado a la Base Aérea de Ancón, sede del Escuadrón No.4 equipado con hidroaviones. Este nombramiento fue hecho mediante Resolución Suprema No.12, del 6 de febrero de 1939. (Ver documento)

Durante su permanencia en la Base Aérea de Ancón, el Alférez José Quiñones realizó una serie de vuelos en los diferentes aviones del Escuadrón No.4, aviones que ya había volado siendo Cadete de 4to.año, poco antes de recibirse como oficial del Cuerpo Aeronáutico del Perú. En esa, su primera Unidad como oficial, fue muy apreciado por sus superiores y subalternos, ya que en todo momento mostró deseos de conocer mas y mas, de cada una de las aeronaves que estaban asignadas a ese Escuadróan Aéreo. Sus vuelos eran diarios, al término de los mismos Quiñones permanecía al lado de sus aviones y de sus mecánicos, constatando el trabajo que estos realizaban y tomando conocimiento mas profundo de cada uno de ellos.

Durante su permanencia en Ancón, ademas de su dedicación a los vuelos en los hidroaviones, también estuvo dedicado, en gran medida, a las intensas prácticas de los vuelos en planeador. En los vuelos en estos aparatos sin motor, realizados por el joven Alférez Quiñones, estuvo acompañado por los alféreces Manuel Gamboa, Domingo Reverter y Angel Santa María, bajo la supervisión del Comandante Alejandro Gamboa, Jefe del Escuadrón No.4, y apoyado por el Sr.Paul Thommen, quien era un aficionado a este tipo de vuelos sin motor. Las actividades de vuelo en planeador la realizaban en las pampas de Atocongo.

Cuatro meses después de haber sido nombrado a la Base Aérea de Ancón, José Quiñones por Resolución Ministerial No.349 del 12 de junio de 1939, fue destacado a Las Palmas, hasta nueva orden. (Ver documento) A los pocos días, mediante Resolución Suprema No.159 del 10 de julio de 1939, es nombrado a la Base Aérea “Teniente Coronel Pedro Ruiz Gallo” en Chiclayo, Departamento de Lambayeque. (Ver documento)

Mientras permaneció en Las Palmas, Quiñones continuó con sus prácticas de vuelo en planeador en la zona de Pachacamac y las dunas de Lomo de Corvina cerca de la ciudad de Lima.

En cumplimiento a la Resolución Suprema 159 Quiñones volvería a su tierra, Chiclayo, sede del Primer Grupo Aéreo, y lo hizo para integrar la dotación de la Escuadrilla No.41, del XXI Escuadrón de Caza, equipado con aviones North American NA-50, los mismos que fueron trasladados en vuelo, en número de 7, al mando del Capitán Enrique Ciriani y los alféreces Carlos Frías, Fernando Parraud, Enrique Espinoza, Angel Santa María, José Quiñones y José Sánchez Navarrete.

(Ver Video del alojamiento de Quiñones en la Base de Chiclayo)

Nacimiento de la Base Aérea de Chiclayo – (Historia)

En su nueva Unidad, una Unidad de Combate del Cuerpo Aeronáutico del Perú, Quiñones perfeccionó su técnica y las tácticas de empleo de los medios aéreos tanto de Caza, como de Bombardeo, entre otras. Aprendió a planificar, a tomar distancias, a escoger ventajas para derribar a cualquier adversario en el aire. Nada debía quedar para la improvisación, decía a sus compañeros.

Estando en la Base Aérea de Chiclayo, José Quiñones escribió un artículo titulado “Caza en Alerta”, en memoria y homenaje póstumo al Alférez CAP Julio Ganoza Taboada, de la Promoción Bolognesi (1933-1936) quien falleció al estrellarse su avión durante un vuelo de entrenamiento, el 30 de enero de 1939. El artículo fue publicado por la revista Aviación en su edición No.45 de 1939.

Artículo “Caza en Alerta” por el Alférez CAP José Quiñones G. – (Artículo)

La facilidad y limpieza con la que Quiñones efectuaba las maniobras aéreas lo inclinaban a perfeccionarse en acrobacia. Esto dio lugar a que fuera seleccionado para integrar la primera Escuadrilla de Alta Acrobacia, conformada por un equipo selecto de pilotos con mas años de práctica en vuelo que Quiñones. La Escuadrilla quedó constituída de la siguiente manera: Tenientes CAP Carlos Frías, Angel Santa María y Fernando Parraud, y como número 4, cerrando el rombo de la Escuadrilla, el Alférez José Quiñones.

Son elocuentes ejemplos su actuación en pruebas efectuadas con ocasión de celebrarse el 15 de agosto de 1940 el IV centenario de la Fundación española de Arequipa, que provocó viva y entusiasta admiración en el pueblo arequipeño; asimismo, tuvo una excelente actuación en Las Palmas, durante la demostración efectuada el 23 de septiembre de 1940, con motivo de celebrarse el XXX Aniversario de la Hazaña de Jorge Chávez Dartnell del cruce de Los Alpes en 1910.

Presione para ampliar la fotoPor aquella época, en Chiclayo, el Comandante CAP César Alvarez Guerra, Comandante del Grupo Aéreo No.1 y piloto de excelentes condiciones, convocó a oficiales y suboficiales para crear una Unidad de Paracaidistas,. La convocatoria tuvo gran acogida y muy pronto, esa naciente Unidad, estuvo constituída por el siguiente personal:

Personal de Oficiales:

1. Capitán CAP David Roca Varea
2. Alférez CAP José Quiñones Gonzales

Personal de Suboficiales:

1. S.O.CAP Luis Alferano Meléndez
2. S.O.CAP Oscar Alamo Cerro
3. S.O.CAP Antonio Brandariz Ulloa
4. S.O.CAP Ricardo Colmenares Olea
5. S.O.CAP Néstor Madalengoytia Toledo
6. S.O.CAP Carlos Raffo García

Presione para ampliar la fotoEl Comandante César Alvarez Guerra fue el primer paracaidista castrense en el Perú. Cuando era Teniente se lanzó desde 3,000 pies de altura desde un PT-3, el 10 de mayo de 1928, descendiendo sobre Las Palmas con increíble precisión. El Comandante Alvarez tenía un terco afán de crear una Unidad que pudiera hacerse cargo de una zona previamente bombardeada y que descendiera después de un ataque aéreo. Teoría que poco tiempo después, en 1941, fue llevada a la práctica con excelentes resultados, durante el conflicto con el Ecuador, al ocupar mediante una operación de envolvimiento vertical, Puerto Bolivar, el 31 de julio de 1941.

Su gran entusiasmo contagió al personal de oficiales y suboficiales mencionados anteriormente, entre los que se encontraba el joven José Quiñones. Después de intensos entrenamientos, al que el Comandante Alvarez los sometió, programaron y efectuaron un salto masivo, desde los aviones Caproni CA-111, sobre la Base Aérea de Chiclayo, sede del Grupo Aéreo No.1, en ocasión de celebrarse la Semana de la Aviación en el mes de septiembre en que se conmemoraba, el 23 de ese mes, la hazaña del cruce de los Alpes, en 1910, por el joven de 23 años Don Jorge Chávez Dartnell, empleando un frágil monoplano monomotor del tipo Bleriot. Esta exhibición constituyó una gran novedad ya que era la primera demostración de lanzamiento masivo en Latinoamérica.

Quiñones no solo se entregaba de lleno a las actividades castrenses, entre ellas a las de vuelo y paracaidismo, sino que se daba tiempo para organizar y participar en diversos eventos deportivos, como por ejemplo el baloncesto y la equitación, asi como también en otras actividades de índole social dentro de la colectividad chiclayana. Entre sus camaradas de armas se llegó a comentar que el joven aviador sentia gran amistad y simpatía por una señorita de la capital, de nombre Consuelo Russo, con la que no llegó a contraer matrimonio ya que se inmoló en cumplimiento del deber el 23 de julio de 1941.

En 1940, de los 12 compañeros de la Promoción Raguz, a la que pertenecía el Alférez José Quiñones, solo llegaron a presentarse 11 al concurso para el ascenso a la clase de Teniente, ya que en 1939 falleció en accidente de aviación, en un avión North American NA-50, de la 41 Escuadrilla del XXI Escuadrón de Caza, el Alférez CAP José Sánchez Navarrete.

El cuadro de Mérito de los Alféreces de Aeronáutica, correspondiente a la Promocion del año 1941 fue el siguiente: (Ver documento)

Los méritos alcanzados por el eficiente jóven aviador de 27 años y que fueron tomados en consideración en el proceso de Promoción, dieron como consecuencia el justo ascenso a la clase inmediata superior y el otorgamiento del correspondiente Despacho de Teniente de Aeronáutica al Alférez CAP Don José Quiñones Gonzales, de fecha 28 de enero de 1941, con la antigüedad del 1ero. de febrero de 1941. (Ver documento)

En los cambios de colocación para 1941, el Teniente CAP José Quiñones Gonzales fue mantenido en la Base Aérea de Chiclayo, asignado a la 41 Escuadrilla del XXI Escuadrón de Caza, equipado con aviones North American NA-50, cuyo efectivo había disminuído a seis, por la perdida de uno de ellos en el accidente del Alférez José Sánchez Navarrete acontecido en 1939.

Capítulo 5 >